¿A qué se dedicaban tus padres? esta era sin duda alguna una de las preguntas más frecuentes en una redacción, y la verdad es que a nosotros nos encantaba responderla, o al menos a mí, y sería curioso leer de nuevo nuestras respuestas a día de hoy, para poder experimentar distintas sensaciones y sobre todo como veíamos el mundo cuando eramos pequeños.

En mi caso, sé la respuesta, ya que al fin y al cabo mi padre siempre ha trabajado en una cerrajería Madrid 24 horas y mi madre era profesora (si, tenía la ayuda en casa jeje). Por lo que realmente no hubiesen cambiado las respuestas a menos que me las inventara. Lo que sí se es que posiblemente ensalzaría la figura de mi padre, ya que para mi a parte de ser siempre todo un ejemplo a seguir he pensado que era algo así como un superhéroe. Claro, al trabajar como un cerrajero en Madrid 24 horas pues lo llamaban a todas horas los clientes pidiéndole ayuda, y en mi imaginación pensaba que era una especie de super héroe que ayudaba a los demás.

El trabajar para una empresa de cerrajería en Madrid 24 horas es muy sacrificado

Él siempre me decía: “Papá tiene que ir a ayudar a los demás, espero que lo entiendas” cada vez que tenía que irse rápido de casa mientras estábamos jugando. Lo bueno es que volvía pronto, ya que solo trabajaba por la zona de Madrid, algo que me reconforta mucho ya que multitud de familias han tenido padres que trabajan fuera y tienen que esperar toda una semana para poder verlos. No ha sido mi caso, aunque al ser una empresa de cerrajeros 24 horas en Madrid pues sí que ha sido algo bastante sufrido, no os lo voy a negar. Sobre todo para él, que era el que tenía que trabajar y en cualquier momento podían llamarle para que arreglara la cerradura de una puerta o cualquier tipo de cosa similar. Sorprendentemente, nunca fuí un niño caprichoso por lo que siempre respeté en la medida de lo que recuerdo sus idas y venidas, ya que evidentemente no eran por gusto, sino por cuestiones de responsabilidad y trabajo, y que básicamente si no lo hacía pues lo despedirían, jajaja. Y evidentemente se necesitaban dos sueldos para mantener la casa y la familia, por lo que tanto el de mi madre como profesora como el de mi padre como el de los demás cerrajeros Madrid 24 horas era necesario.