Si nos ponemos a pensar por un momento, siempre hay algo que marca cierta etapas de nuestras vidas. En el caso de mi adolescencia, hubo juegos que me marcaron; ya que pasé muchas horas de juego frente al ordenador, conocí personas, pasé momentos agradables y desagradables, entre otras cosas que hoy en día me sacan una sonrisa.

CS 1.6, Mu Online y Habbo

El orden de los juegos es igual al de los títulos. Empecé con Counter Strike 1.5 en mi etapa pre-adolescente, pero al entrar a la adolescencia cambié al 1.6. Al principio jugaba en cibers de un centro comercial donde mi familia tenía un negocio; allí jugaba con mi hermano menor, los empleados del ciber, personas del centro comercial, niños, jóvenes, adultos, de todo un poco.

Al tener mi propio ordenador en casa (mi papá no le gustaba que instalara juegos), pude jugar CS 1.6 por primera vez. Pero antes de eso, en el ordenador de mi padre jugaba Mu Online. No conocía los servidores piratas, así que tuve jugaba el Mu Global original en los servidores gratuitos junto a mi primo. Allí estuve mucho tiempo jugando y perdiendo la cuenta (no sabíamos que estábamos en el server pago), hasta que nos cambiamos al gratis y perdimos nuestras cuentas con una migración de los servidores.

Cuando perdí esa cuenta de Mu, me pasé al Habbo. Un juego de chat con las personas donde la idea era crear salas u habitaciones con muebles que valían dinero real. Ese juego lo jugué durante más de 6 años; pero solía cambiar entre los tres mencionados cada cierto tiempo. Es decir, no pasaba todos esos años jugando a los tres juegos al mismo tiempo.